UMD concluyó Plan Piloto de evaluación a la aplicación del Modelo Educativo en la FCNMMA

Autor: UTEM|
"La Universidad tiene que ofrecer espacios y herramientas que le permitan a sus docentes desarrollar sus acciones educativas en forma eficiente. Es aquí donde se hacen presentes, cursos, talleres y diplomas que le permitan irse formando en el área de la enseñanza para así lograr aprendizaje en sus estudiantes", Alejandro Ruz, Coordinador de la Unidad de Mejoramiento Docente.

Tras cinco meses de desarrollo, el pasado 30 de noviembre se dio término al Plan Piloto “Observación de clases y evaluación temprana en contexto de Modelo Educativo UTEM en la Facultad de Ciencias Naturales, Matemática y del Medio Ambiente (FCNMMA)”, dictado por la Unidad de Mejoramiento Docente (UMD) dependiente de la Vicerrectoría Académica de la Casa de Estudios.

La iniciativa contó con la participación voluntaria de ocho académicos de las carreras de Ingeniería en Industria Alimentaria e Ingeniería en Biotecnología, interesados en perfeccionar sus metodologías de enseñanza en función del cumplimiento del Modelo Educativo UTEM.

Basado en los propósitos y sellos institucionales de la Universidad, el Modelo Educativo se enmarca en la implementación integral de enseñanzas que se responsabilizan por formar profesionales altamente competentes en el ámbito tecnológico, al servicio del país y comprometidos con el crecimiento en áreas de la sustentabilidad nacional en términos económicos, medioambientales y sociales.

Conociendo este propósito, la UMD se plantea la interrogante en torno al nivel de cumplimiento y conocimiento del Modelo por parte de los académicos; y propone la necesidad evaluativa a través de la formación de un Plan Piloto que consideró también, la participación de las y los estudiantes.

Desde la visión de los académicos, la propuesta se condice con el interés permanente por conocer si su trabajo pedagógico es bien recibido por los estudiantes. “Uno como profesor siempre tiene la inquietud por saber si lo que estamos entregando es percibido por los estudiantes o no, si lo hacemos bajo las líneas de la universidad o no”, señaló Laura Gómez Arévalo, Directora del Departamento de Biotecnología.

Dividido en dos etapas, la primera, “Coherencia en la sala de clases y metodología de enseñanza”, contempló dinámicas de trabajo colaborativo, donde los académicos compartieron sus métodos de aprendizaje al interior del aula y fueron guiados por los expertos de la UMD, Alejandro Ruz, Coordinador de la unidad y evaluador; Claudio Pérez, evaluador del proyecto; y Andrea Valenzuela, psicóloga del proyecto; en lo que implica considerar el Modelo Educativo en las cátedras.

La segunda etapa, “Capacitación de evaluación temprana”, permitió a los académicos evaluar sus metodologías de enseñanza a partir de lo aprendido en la primera fase y aplicar cambios -si ellos lo consideraban pertinente- al interior de la sala de clases; involucrando a los estudiantes en la práctica, a través de una evaluación al desempeño y métodos de enseñanza sus respectivos académicos.

La decisión de someterse a la evaluación de los estudiantes, quedó a criterio de cada participante, contando con una respuesta positiva por parte de los académicos, quienes aceptaron el desafío.

La incorporación de los estudiantes a la propuesta se fundamenta en que esta alternativa “ofrece información relevante al docente para que vaya retroalimentando y mejorando el proceso de aprendizaje enseñanza, puesto que son los estudiantes los que vivencias in situ si están aprendiendo o no” señaló Alejandro Ruz.

Considerando los resultados de la evaluación estudiantil, y aplicar los cambios sugeridos a la clase, los académicos notaron que “algunos estudiantes estaban felices con el cambio y otros te pedían volver al método antiguo, sin tanto mapa conceptual. O sea la recepción igual es super variada”, señaló Marlys Campos, a cargo de la cátedra Biología General, Ingeniería en Biotecnología.

“En general los estudiantes se mostraron muy comprometidos con la actividad y fueron muy serios en sus evaluaciones, porque se podría haber prestado para otras reacciones, pero estuvieron enfocados en lo que necesitaban”, compartió María Angélica Pantoja, a cargo de la cátedra, Tecnología de Envases, Ingeniería en Industria Alimentaria.

Los académicos evaluaron la iniciativa como una instancia necesaria y desafiante que “permite evidenciar el grado de compromiso que se tiene con los estudiantes, siempre buscando mejorar en las prácticas dentro del aula, inclusive sometiéndose a una evaluación por parte de los propios estudiantes; lo que a veces puede resultar muy difícil”, destacó María Soledad Toledo Bejar, Directora de la Escuela de Industria Alimentaria y Biotecnología.

Desde el punto de vista metodológico, los participantes agradecieron que las etapas involucren la orientación hacia la efectividad, “porque no es la entrega de una batería de herramientas específicas, es una guía a contar con clases más participativas, a partir de esta estrategia de centramos más en qué necesita el estudiante”, Roberto Landaeta, académico de la cátedra Ingeniería de Fermentaciones de Ingeniería en Industria Alimentaria.

Tras recibir las impresiones de lo que fue el taller para los académicos y sus estudiantes, la UMD entregó a cada uno de los participantes una encuesta de satisfacción que permitirá evaluar el desempeño de la iniciativa y sus ejecutores, en las áreas de metodología, condiciones y ambiente, impacto y evaluación del relator.

A partir de este plan piloto, la UMD propone la necesidad de continuar con estas iniciativas y expandirlas a las demás carreras y comunidad universitaria.

Por Daniela Bozo Villarroel

Deje un Comentario

UTEM-TV

NOTICIAS

Más vistos